INVERBLAMI

Inicio

Cuando un inmueble tiene deudas y éstas no se están pagando, los juzgados tratan de venderlo a través de una subasta judicial. La idea es poder generar dinero con la venta del inmueble para luego repagar las diferentes deudas. Y así todo el mundo puede beneficiarse:

  • El propietario del inmueble queda liberado de estas deudas que le venían un poco grandes.
  • El propietario de la deuda puede recuperar una parte de su capital.
  • La economía en general no sufre las consecuencias de los impagos.

Estos inmuebles suelen venderse a unos precios atractivos, pero aun así no todos encuentran compradores. Cuando ello sucede, la subasta se declara desierta (es decir, sin postores) y hay que explorar otros canales de venta. Uno de estos canales son las, poco conocidas, cesiones de remate. Una cesión de remate no es más que un inmueble que no se ha vendido en una subasta judicial y que ahora se está comercializando a unos precios aún más bajos.

Desde INVERBLAMI, nos encargamos de intermediar y gestionar la adquisición de inmuebles procedentes de fondo de inversión en cesión de remate. Viviendas de gran calidad que, generalmente por desconocimiento de los procedimientos, quedaron desierta en subasta pública y ahora se pueden adquirir a precios inmejorables.